En aguas de nadie

Había una vez, un mundo en que se dividía entre los países ricos (el primer mundo) y los países pobres (el tercer mundo). Cuando los habitantes del país rico, explotaron de forma tan excesiva, el mercado industrial, la mano de obra, es decir. el precio de la mano de obra, se elevó por las nubes. Esto, a los magnates de la industria, no les gustó nada y por lo tanto, tuvieron que buscar nuevas tierras, más o menos vírgenes de tanta polución y de la ley del embudo que tenia absorbidos, a todos aquellos que viviesen en el primer mundo.

Un buen día, un magnate descubrío un gran negocio. provinente de los paises pobres. Que buena persona que fue ese magnate al pensar que les daba trabajo y además dinero, por lo tanto, supuestamente un futuro más o menos seguro. Porque fue eso lo que pensó no?. El caso, es que la industria se llevó al exterior, porque ofrecian una jornada más larga a menos precio. O lo que hoy por hoy, nosotros diriamos un regalazo de mano de obra. Al tampoco haber tantos niveles de control y seguridad, el precio es más bajo aún.

ita 050

Que problema había? Que por suerte o por desgracia, si unos tienen trabajo, otros no.

África y Asia, se empezaban a desarrollar. Sí. Pero… a costa de que? De pasarse horas y horas, cosiendo prendas, con mala calidad de vida, sin seguridad social y a veces, a cambio de un plato de arroz. Por no hablar, de la explotación de niños y niñas menores de edad, que lo que deberían hacer, es jugar  e ir a la escuela. Sin embargo, ese, es el futuro que ellos pueden alcanzar.

Pagan como relojes, eso sí, pero poco, y cada vez menos. A siete euros la chaqueta. Con sólo dos euros más sería rentable, pero es que en Marruecos, por dos euros se las hacen, se las planchan y se las empaquetan”.

Todo hay que decirlo, y es que Europa no brilla precisamente por sus beneficios capitales, si no, más bien por la lista de paro y la tan sonante palabra “Crisis”. PATRONISTAS, ESCALADORES/AS, COSTURERAS, SASTRES y un sin fin de personas que han sido despedidas, con la excusa de la crisis y no contentos con ello, además han sido substituidos por extranjeros de los continentes ya mencionados en anterioridad.

Nos encontramos en una situación, en la que el país, busca calidad porque eso implica duración.Y la busca dentro del propio país. Algo que hoy en día es muy complicado de encontrar. Tengo que añadir, que la novedad, está en que ya no se fabrican en India o China, si no que directamente, se cosen las prendas en un barco. “Por aquello de que estan en tierra de nadie” o mejor dicho en aguas de nadie. Sí, sí. Como estais oyendo. ¿Quereis saber porqué? Porque  si el barco es francés, los productos confeccionados o fabricados, son franceses a pesar  de no serlo.

Mi pregunta es ¿Hasta dónde podemos llegar? ¿Hace falta todo esto?

“Es cierto que están ayudando al tercer mundo, pero se está creando otro aquí”.esta es la opinión de una mujer entrevistada para un articulo del País.

Anuncios

2 pensamientos en “En aguas de nadie

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s